* GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS QUE TRABAJAN UNIDAS PARA FRENAR AL COVID-19 /*/ ENVÍOS EN 48 H * PEDIDOS SUPERIORES A 40€ SIN GASTOS DE ENVÍO
INFO CBD NOVEDADES & NOTICIAS APICULTURA SOSTENIBLE BIENESTAR & CBD SKIN CARE & CBD DEPORTE & CBD

¿Funciona el CBD para el dolor crónico? Evidencia científica

Aprende sobre el dolor crónico y como el CBD y otros cannabinoides pueden ser un gran aliado para reducir las molestias. En este artículo recopilamos información sobre el dolor crónico y los últimos estudios sobre cómo utilizar Cannabidiol para aliviarlo.

¿Funciona el CBD para el dolor crónico? Evidencia científica
Tardarás en leer este post tan solo 15 min

Evolutivamente, el dolor es fundamental para la supervivencia de los seres humanos, nos advierte cuando algo no está bien y señala la presencia de una herida o enfermedad. Se puede manifestar de forma aguda, como síntoma de un daño tisular (de los tejidos) recientemente ocurrido, donde tiene un rol de protección, o de forma crónica, donde persiste por un tiempo prolongado y pasa a ser una enfermedad en sí mismo.

El dolor crónico se cataloga como una enfermedad que, solo en Europa, repercute a 95 millones de personas. Afecta de manera determinante y directa a la calidad de vida de las personas, por lo cual es importante saber tratarla de manera correcta y con los menores efectos adversos posibles.

Entre otras patologías el dolor crónico afecta a personas con: fibromialgia, artritis reumatoide, artrosis, migraña crónica, endometriosis, Crohn, etc.

¿Qué es el dolor crónico?

Es una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular (del tejido), evidente o probable, y descrita en términos coincidentes con esa lesión. Es decir, el dolor no solo se considera una experiencia nociceptiva*, sino también está asociado a factores subjetivos y emocionales inseparables de la sensación dolorosa. (1)

*Dolor nociceptivo: Concepto acuñado para distinguir el dolor de los procesos fisiológicos relacionados con el sistema nervioso a aquellos experienciado de forma subjetiva. Ejemplos de dolor nociceptivo suelen ser causadas de factores externos, sea un golpe o la exposición a un químico.

GRAFICO - Modelo del dolor cronico

Modelo del dolor crónico

 

Dolor crónico vs. dolor agudo: ¿Cuál es la diferencia?

El dolor agudo se caracteriza por estar asociado a una lesión, su intensidad disminuye progresivamente según la lesión va mejorando hasta desaparecer con la completa curación. Su función principal es evitar la extensión de la lesión

Sin embargo, el dolor crónico implica una prolongación del dolor, persistente o frecuente durante un periodo superior a 3 meses. Puede ser igual de leve o intenso que el dolor agudo pero no desaparece una vez la lesión es curada.

¿Cómo se produce la cronificación?

Cuando se produce un daño o lesión tisular y se mantiene en el tiempo, se producen cambios que van a afectar a todo el circuito nociceptivo (del dolor)(1). Estos cambios se conocen como la sensibilización.

La zona dañada se puede expandir con el tiempo y así se amplifica la señal del dolor, en esta situación, a la médula espinal le va a llegar mucha más información nociceptiva, esto supone que se produzca una liberación masiva de neurotransmisores. Esta liberación masiva de neurotransmisores provoca cambios importantes en las neuronas que pueden llevar a respuestas pro-inflamatorias y pro-nociceptivas. La consecuencia de todos estos cambios es una amplificación de la señal nociceptiva y como consecuencia la cronificación del dolor. (1)

Tratamientos convencionales

Hoy en día el método más popularizado para el tratamiento del dolor con fármacos está recogido en la escalera analgésica de la OMS (2). Aquí podemos ver cómo de manera ascendente se van probando distintos fármacos. Cuando el dolor es intenso o los fármacos no son lo suficientemente efectivos pasamos al siguiente escalón para obtener un efecto más potente e intentar modular esa información a través de los neurotransmisores. (2)

El uso de este tipo de fármacos es muy efectivo, y debemos estar muy agradecidos de poder disponer de ellos, pero necesitamos más alternativas (3), pues también están provocando una de las mayores crisis sanitarias y problemas graves de salud cuando se utilizan de forma indebida. Una de las alternativas más eficientes es el uso de fitocannabinoides como el CBD. (4)

GRAFICO - Escalera del dolor

Escalera del dolor

¿Qué es el CBD y cómo afecta al dolor?

El Cannabidiol, conocido por su abreviación, CBD, es uno de los compuestos cannabinoides más interesantes a día de hoy. Es un compuesto que actúa, sobre todo, en el sistema nervioso central y por lo tanto no es psicotrópico, es decir carece de los efectos psicotrópicos asociados al THC que hace sentir uno colocado.(5)

El cannabidiol es un potente analgésico y actúa rápidamente suprimiendo el dolor cuando se ingiere por vía sublingual, inhalado o aplicado por vía trans dérmica. En comparación con los medicamentos convencionales (analgésicos no opioides y opioides), no tiene tantos efectos secundarios ni tan graves como los medicamentos típicos. No produce tolerancia ni dependencia y, por lo general*, se puede ajustar de forma segura para compatibilizarlo con otros medicamentos y tratamientos de dolor crónico. (6)

*Los expertos también han encontrado que el CBD, al igual que el pomelo, puede inhibir la descomposición de ciertos medicamentos, impidiendo metabolizar sus componentes, ralentizando su absorción. Si quieres utilizar CBD y estás usando otros medicamentos es importante consultarlo previamente con un médico o especialista.

Los estudios científicos y ensayos clínicos han proyectado, en general, el CBD de una manera positiva y eficaz para aliviar el dolor y la inflamación. La acción del CBD que frena la inflamación tiene que ver con su modulación del sistema inmunológico, el responsable de la respuesta inflamatoria del cuerpo. Estos síntomas recogen la forma del sistema inmune de responder una lesión, infección, o tejidos y/o nervios dañados. (6)(7)

Las propiedades neuroprotectoras del CBD, también ayudan a aliviar el dolor y la inflamación al detener la señalización de las células y tejidos afectados.(6)(7)

Aunque no todos los usuarios de CBD han encontrado una mejora milagrosa en sus síntomas de neuropatía después del uso de CBD, la mayoría ha experimentado un cambio significativo en sus niveles de dolor y una mejora en su bienestar general, incluyendo mejores patrones de sueño y  menores niveles de ansiedad. (8)

Propiedades terapéuticas del CBD 

Las propiedades terapéuticas del CBD, afirmadas con distinta calidad de evidencia son: (9)

  • Analgésico
  • Neuroprotector
  • Antiinflamatorio
  • Inmunomodulador
  • Reductor de la apetencia por opioides
  • Ansiolítico y Antipsicótico
  • Anticonvulsivante
  • Anti-náusea y antiemético
  • Antioxidante
  • Antitumoral

¿Por qué el CBD puede aliviar el dolor crónico ?

Los cannabinoides como el CBD se adhieren, modulan e interactúan con receptores del sistema endocannabinoide (ECS) distribuidos por todo el cuerpo.

El sistema endocannabinoide es un sistema intercelular complejo, poco conocido, con la responsabilidad de regular funciones fisiológicas, como la memoria, el sueño, el estado de ánimo, el equilibrio energético y muy implicado en el dolor crónico, la respuesta ante el dolor, o la analgesia. (9)

Los  receptores  del  cerebro  controlan  la  coordinación  y  el  movimiento,  el  dolor,  las emociones y el estado de ánimo, entre otras funciones, mientras que los que se encuentran en el sistema inmunológico afectan al dolor y la inflamación. (10)

Existen varios tipos de receptores cannabinoides, los más conocidos son:

Los receptores CB1: Se encuentran más abundantemente tanto en el cerebro como en la periferia, estos receptores interaccionan con otros receptores tales como, por ejemplo, los dopaminérgicos, los opioides y los valínicos, inhibiendo la transmisión de neurotransmisores que va desde la periferia o médula espinal hasta el cerebro, reduciendo la sensación de dolor. (10)

Los receptores CB2: distribuidos principalmente en los tejidos periféricos del sistema nervioso, se le asocia la función de modular los procesos inflamatorios e inmunitarios, disminuyendo la salida de sustancias pro-inflamatorias y pro-nociceptivas. (10)

Los receptores GPR55: ubicados en las glándulas adrenales, el sistema digestivo, el sistema nervioso central y el bazo, implicados en la regulación del dolor inflamatorio. 

El receptor TRPV (receptores vaniloides de potencial transitorio): Están presentes en todo el Sistema nervioso central y periférico. Este receptor es un importante mediador del dolor, inflamación y tono muscular. Hay varios estudios sobre como el CBD trabaja con este receptor y en este estudio se investiga cómo el receptor disminuye la sensibilidad hacia el dolor, conocido como hiperalgesia.

El Cannabidiol puede ser un aliado del dolor crónico por su poder analgésico y antiinflamatorio, ofreciendo una alternativa segura. Además los cannabinoides trabajan sinérgicamente con los opiáceos, dando la oportunidad de ser complementario con tratamientos de opiáceos.(11)

Cómo tomar CBD para el dolor crónico

Vía de administración

En la mayoría de casos, el aceite de CBD se utiliza por vía oral, concretamente, sublingualmente, porque la absorción es más rápida, ya que se absorbe a través de la membrana mucosa de la parte inferior de la lengua y pasa directamente a la vía sanguínea. Ese formato es óptimo porque el periodo de latencia es rápido, ya que no pasa por el tracto gastrointestinal y evita la degradación del principio activo, CBD. (13)

También se puede inhalar a través de un vaporizador con aceite de CBD específico para vapear, dónde el CBD se absorbe a través de los pulmones y pasa directamente a la vía sanguínea. Esta opción es de las más rápidas y efectivas pero no es adecuada para personas no acostumbradas a fumar o vapear.  (12)(13)

*Estos dos usos no están regulados en España aún pero en Reino Unido, E.E.U.U., Portugal y otros países son usos muy comunes para tratamientos terapéuticos.

Otro formato es el uso tópico, que aporta alivio localizado, ya que el CBD no penetra a la vía sanguínea. Se puede encontrar en cremas, bálsamos y ungüentos ricos en CBD y pueden ser valiosos para calmar la zona donde nos duela. Es el único formato regularizado en España.

Si quieres saber más sobre cómo usar CBD, echa un vistazo a nuestro artículo “¿Cuál es la mejor forma de usar CBD para ti?,” revisado por el experto Tommaso Bruscolini.

Dosis

En los ensayos clínicos la dosis óptima se determina en función de diferentes factores. Estos incluyen…

  • Tu cuerpo (Cada persona es única y su sistema endocannabinoide también)
  • El consumo previo con cannabinoides y tolerancia del CBD
  • Peso, edad y sexo
  • El nivel de malestar que experimenta la persona
  • El formato del medicamento con CBD.

Sin embargo, esto no significa que sea imposible determinar la dosis óptima. Simplemente significa que no existe una regla estricta que funcione para todas las personas. (12)(13) y es difícil dar una clara respuesta a las dosis, dado que muchas de las pruebas clínicas están en proceso y la mayoría testean con diferentes ratios de CBD y THC en conjunto.(14)

Siempre es recomendable comenzar con una cantidad baja y, ir viendo cómo te siente y de ahí se puede ir subiendo.  El CBD puede afectar a las personas de forma diferente, todos deben descubrir la cantidad óptima para ellos, ya que cada cuerpo responde de manera diferente. Además también hay que tener en cuenta la naturaleza de la dolencia o nivel de malestar para el que se está tomando el aceite de CBD.

Evidencia científica

En 2019, iniciaron una de las primeras pruebas clínicas con personas, exclusivamente usando CBD para dolor crónico. Dirigido por Hospital Mclean por una investigadora y profesora de Harvard, el estudio estaba usando 20 mg, dos veces al día, durante 6 meses. No ha habido una actualización desde febrero 2020.

Hay otro estudio que está investigando el uso de CBD a niveles muy altos (400 mg, 800 mg y 1200 mg al día) para personas con dolor crónico y con historia de abuso de opiáceos.

Como afirma la Fundación Canna, según los datos que se manejan hoy en día, es probable que el CBD no genere tolerancia, ni con altas cantidades.

La mayoría de especialistas recomiendan dividir la toma entre 2-4 veces al día y niveles altos de CBD son bastante comunes en el tratamiento de dolor crónico.

Precauciones

Los posibles efectos secundarios suelen ser de intensidad moderada-leve e incluyen: cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefaleas, mareos y disminución del apetito. Siendo estos efectos adversos reversibles.

No debe consumirse bajo ninguna circunstancia si la paciente está embarazada o pudiera estarlo, o si se encontrara en periodo de lactancia.

Siempre es recomendable consultar con su médico o especialista para que pueda realizar un seguimiento para una mayor optimización del remedio.

También cabe destacar que la farmacología no es la única herramienta para tratar el dolor, la fisioterapia nos puede ayudar mucho, la psicología también, debemos de complementar todos los tratamientos para una mayor capacidad de recuperación y bienestar. (15)(16)

Conclusión

Si, el CBD puede ser un gran aliado para aliviar el dolor crónico. Es una de las patologías más estudiadas sobre cannabinoides y una de las más conocidas por la auto-administración que muchas veces se ven obligados a hacer de los pacientes.

Bibliografía

 

  1. Gatchel RJ, McGeary DD, McGeary CA, et al. Interdisciplinary chronic pain management: past, present, and future. Am Psychologist. 2014;69:119.
  2. Khan SP, Pickens TA, Berlau DJ. Perspectives on cannabis as a substitute for opioid analgesics. Pain Manag. 2019 Jan 25;9(2):191–203. [Crossref], [PubMed], [Web of Science ®], [Google Scholar]
  3. Knopf A. CBD may help prevent relapse in abstinent heroin addicts. Alcohol Drug Abuse Weekly. 2019 Jun 3;31(22):3–4. [Crossref], [Google Scholar]
  4. Elikottil, Jaseena, Pankaj Gupta, and Kalpna Gupta. “The analgesic potential of cannabinoids.“ Journal of opioid management 5.6 (2009): 341.
  5. Cabral G. Immune system. In: Russo EB, Grotenhermen F, editors. Cannabis and cannabinoids: Pharmacology, toxicology and therapeutic potential. Binghamton, NY: Haworth Press; 2001. pp. 279–87. [Google Scholar]
  6. Richardson JD, Aanonsen L, Hargreaves KM. SR 141716A, a cannabinoid receptor antagonist, produces hyperalgesia in untreated mice. Eur J Pharmacol. 1997;319:R3–4. [PubMed] [Google Scholar]
  7. Russo EB. The role of cannabis and cannabinoids in pain management. In: Cole BE, Boswell M, editors. Weiner’s Pain Management: A Practical Guide for Clinicians. 7. Boca Raton, FL: CRC Press; 2006a. pp. 823–44.
  8. Walker JM, Hohmann AG, Martin WJ, et al. The neurobiology of cannabinoid analgesia. Life Sci. 1999a;65:665–73. [PubMed] [Google Scholar]
  9. The Endocannabinoid System. Project CBD.
  10. Crippa JA, Guimarães FS, Campos AC, et al. Translational investigation of the therapeutic potential of cannabidiol (CBD): toward a new age. Front Immunol. 2018;9:2009. doi:10.3389/fimmu.2018.02009. [Crossref], [PubMed], [Web of Science ®], [Google Scholar]
  11. Elikottil, Jaseena, Pankaj Gupta, and Kalpna Gupta. “The analgesic potential of cannabinoids.“ Journal of opioid management 5.6 (2009): 341.
  12. Xiong, Wei, et al. “Cannabinoids suppress inflammatory and neuropathic pain by targeting ?3 glycine receptors.“ Journal of Experimental Medicine 209.6 (2012): 1121-1134.
  13. Costa, Barbara, et al. “The non-psychoactive cannabis constituent cannabidiol is an orally effective therapeutic agent in rat chronic inflammatory and neuropathic pain.” European Journal of pharmacology 556.1-3 (2007): 75-83.
  14. Boyaji S, Merkow J, Elman RNM, Kaye AD, Yong RJ, Urman RD. The Role of Cannabidiol (CBD) in Chronic Pain Management: An Assessment of Current Evidence. Curr Pain Headache Rep. 2020 Jan 24;24(2):4. doi: 10.1007/s11916-020-0835-4. PMID: 31980957.
  15. Artículo en el Blog de Hemppedia “CBD para el dolor crónico” de Alyssa Bal
  16. Izzo, A., Borrelli, F., Capasso, R., Di Marzo, V., & Mechoulam, R. (2009). Non-psychotropic plant cannabinoids: new therapeutic opportunities from an ancient herb. Trends In Pharmacological Sciences, 30(10), 515-527. doi: 10.1016/j.tips.2009.07.006

 

Jose Vazquez Luca de Tena (Autor)

José graduated in Pharmacy from the Alfonso X University, after his previous three-year training in Valencia and one year exchange in Salvador de Bahía (Brazil).

He has experience in cannabis research as well as the therapeutic use of Cannabis for chronic pain, as an alternative to opioids especially in the sports field.

José graduated in Pharmacy from the Alfonso X University, after his previous three-year training in Valencia and one year exchange in Salvador de Bahía (Brazil).

He has experience in cannabis research as well as the therapeutic use of Cannabis for chronic pain, as an alternative to opioids especially in the sports field.

SABER MÁS

ARTÍCULOS RELACIONADOS


Leave a Reply

0
Tu carrito