* GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS QUE TRABAJAN UNIDAS PARA FRENAR AL COVID-19 /*/ ENVÍOS EN 48 H * PEDIDOS SUPERIORES A 40€ SIN GASTOS DE ENVÍO
INFO CBD NOVEDADES & NOTICIAS APICULTURA SOSTENIBLE BIENESTAR & CBD SKIN CARE & CBD DEPORTE & CBD

Los beneficios del CBD para la piel

Conoce los beneficios del CBD para el tratamiento de aflicciones dermatológicas como la dermatitis atópica, el acné y la piel sensible.

Los beneficios del CBD para la piel
Tardarás en leer este post tan solo 14 min

¿Cuáles son los beneficios del CBD para la piel?

Los Cannabinoides han demostrado sus propiedades antiinflamatorias, antipruríticas, antiedad y anti tumorales a través de varios mecanismos, contando con el Sistema Endocannabinoide. Este descubrimiento puede suponer una alternativa a los tratamientos tradicionales para las aflicciones de la piel. 

En este artículo nos centramos en las propiedades terapéuticas para la piel de uno de los Cannabinoides más estudiados, el Cannabidiol.

El Cannabidiol

El Cannabidiol, conocido por sus siglas, CBD, es una sustancia presente en la planta del Cannabis. Pertenece al grupo de los fitocannabinoides (fito=derivado de plantas) no psicoactivos y la OMS reconoce su potencial medicinal y terapéutico debido a su multitud de propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, analgésicas, antibacterianas y ansiolíticas

La piel: La epidermis, la dermis y la hipodermis

Comenzaremos definiendo qué es la piel. La piel es un órgano de nuestro cuerpo, compuesto por una barrera compleja de varias capas, cuya función es protegernos de los factores externos. Es el órgano más grande de nuestro cuerpo, puede llegar a suponer hasta un 1/7 de nuestro peso. La piel consta de 3 capas: La epidermis, la dermis y la hipodermis.

Comenzaremos definiendo qué es la piel. La piel es un órgano de nuestro cuerpo compuesto por una barrera compleja de varias capas encargada de protegernos de los factores externos. Es el órgano más grande de nuestro cuerpo, puede llegar a ser 1/7 de nuestro peso entero. La piel consiste en 3 capas: La epidermis, la dermis y la hipodermis.

  • La epidermis: Es la parte más externa de nuestra piel y está compuesta por cuatro capas distintas de células cutáneas diferenciadas. La epidermis desempeña un papel fundamental como barrera contra las infecciones, los contaminantes y el daño de los rayos ultravioleta, al mismo tiempo que previene la deshidratación causada por la pérdida de agua trans epidérmica. 

Debido a que nuestra epidermis está continuamente expuesta a entornos agresivos y dañinos, sus células cutáneas especializadas, llamadas queratinocitos, están programadas para renovarse constante y rápidamente para reparar y reformar la epidermis. Podríamos decir que la epidermis es nuestra mayor defensa frente a factores externos. 

  • La dermis: La dermis se encuentra directamente debajo de la epidermis y juega un papel vital en la salud de la epidermis. Además actúa como un sensor ambiental. 

La dermis es más compleja que la epidermis y está formada por una amplia diversidad de células, nervios y capilares. Es donde se encuentran la mayoría de nuestras células sensoriales, llamadas neuronas. 

Esta capa de nuestra piel es la encargada de enviar impulsos nerviosos al cerebro para informarnos de factores externos, transmitiéndonos la sensación de frío, calor, presión, tacto, etc. Es en esta capa de la piel donde encontramos las glándulas sudoríparas y las glándulas productoras de sebo. Además, es donde encontramos los folículos pilosos y donde creamos sustancias que actúan como andamios para nuestra piel, como el colágeno y la elastina.

  • La hipodermis: La última capa de nuestra piel, la hipodermis une nuestra piel con nuestro cuerpo, está formada en su mayor parte por grasa, tejidos conectores y agua. Podría definirse como una almohada para nuestros articulaciones y huesos. Otra de sus funciones es sintetizar hormonas y vitaminas importantes para nuestro organismo como puede ser la Vitamina D. La exposición controlada al sol de nuestros brazos y piernas es la forma más fácil de aportar a nuestro cuerpo sus dosis diaria de Vitamina D.

La piel tiene muchas funciones y su relación con otros partes de nuestro cuerpo es importante. Forma parte de una red neuro-inmuno-endocrina la cual podemos regular a través de nuestro Sistema Endocannabinoide. 

La piel tiene multitud de funciones y su relación con otros partes de nuestro cuerpo es importante. Forma parte de una red neuro-inmuno-endocrina la cual podemos regular a través de nuestro Sistema Endocannabinoide. 

El Sistema Endocannabinoide y la piel

Nuestro Sistema Endocannabinoide, también conocido por sus siglas en inglés, ECS, es un sistema descubierto hace tan solo 30 años. A día de hoy conocemos su función reguladora de casi cualquier función fisiológica que puedas imaginar. Estamos hablando de un complejo sistema de comunicación inter-celular encargado de trabajar en la regulación de diferentes procesos de nuestro organismo, uno de los órganos donde está presente es nuestra piel.

Durante los últimos años se ha descubierto el rol importante del ECS en la regulación de los procesos de nuestra piel. Esto se debe al descubrimiento de receptores del ECS en nuestra piel. 

En un estudio de 2019 “Cannabinoid Signaling in the Skin: Therapeutic Potential of the EndoCannabinoid System” se recoge el papel intrínseco del ECS en la regulación y equilibrio de nuestra piel al advertir que, una variedad de aflicciones como; la dermatitis atópica, la psoriasis, el acné, la despigmentación, el picor y algunos tumores, pueden originarse debido a desequilibrios del ECS.

El ECS ayuda a regular funciones tan importantes de nuestra piel, como: 

  1. La producción de citoquinas, proteínas de nuestro sistema inmune que pueden producir respuestas inflamatorias y antiinflamatorioas.
  2. La producción de sebum, nuestra grasa natural.
  3. La producción de células, encargadas de regenerar y reparar nuestra piel.

Por eso los cannabinoides pueden ayudarnos a regular el desequilibrio de cualquiera de estos procesos. 

Los beneficios del CBD para la piel

El CBD ofrece una amplia cantidad de beneficios sin efectos secundarios graves. Cabe destacar su acción reguladora y no inhibidora. Muchas de las sustancias que se utilizan para el tratamiento de enfermedades y problemas tópicos incluyen químicos dañinos, esteroides, corticoides u otros ingredientes encargados de la inhibición de algunos de los síntomas, pero no se encargan de controlar el problema de raíz. Al inhibir procesos naturales de nuestro cuerpo no podemos llegar a un equilibrio estable en nuestra piel.

El CBD interactúa con nuestra piel activando el Sistema Endocannabinoide para ayudar a regular los procesos de la misma, ofreciendo sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, analgésicas y además de sus ácidos grasos y otros nutrientes necesarios en nuestra piel. Es uno de los cannabinoides que más se ha estudiado con resultados prometedores para el tratamiento de aflicciones tópicas como la dermatitis atópica, el acné, la pruritus y la psoriasis.

Beneficios del CBD para distintos tipos de pieles

Ahora que conocemos mejor cómo funciona nuestra piel, el Sistema Endocannabinoide y el CBD, vamos a distinguir cómo puede ayudar el CBD a distintos tipos de pieles.

Para pieles atópicas y/o con dermatitis atópica o psoriasis

Las propiedades antiinflamatorias y analgésicas del CBD pueden ayudar a calmar y reducir el picor de las personas que padecen dermatitis atópica.

El cannabidiol ha sido estudiado para una variedad de aflicciones tópicas incluidas, la dermatitis atópica (eczema), la psoriasis, y el prurito (picor). Estas aflicciones tópicas son enfermedades autoinmunes, es decir, el propio sistema inmune se convierte en el factor dañino y perjudica a los tejidos y/o órganos sanos.

Una de las sustancias que más se utiliza para tratar este tipo de aflicciones con los corticoides. Los corticoides son sustancias inmuno-depresoras cuyo trabajo es apagar los procesos autoinmunes, procesos beneficiosos y necesarios para luchar contra las infecciones siempre y cuanto no estén atacando a nuestro propio sistema.

Es por eso que los tratamientos con cortico-esteroides pueden hacer que las personas sean más susceptibles a las infecciones y son adecuados solo para ciertos casos. 

Por otro lado el Cannabidiol nos ofrece una opción natural que ayuda a regular pero no parece oprimir nuestro sistema inmune, permitiendo a nuestro organismo llegar a un equilibrio donde no vaya a atacar nuestros tejidos sanos y sea capaz de responder a las infecciones.

Numerosos estudios recogen la capacidad del CBD para activar la anandamida, este endocannabinoide posee una serie de propiedades antipruríticas y analgésicas que inhiben la actividad de TRPV  en neuronas sensibles al dolor, llamadas nociceptores, y neuronas sensibles al picor, llamadas nociceptores. 

La actividad de TRPV1 hiperactiva o hipersensible puede provocar una transmisión excesiva del dolor y la sensación de picazón, por lo que la reducción de la actividad de TPRV1 puede ofrecer un tratamiento prometedor para las personas con dermatitis atópica o prurito.

Para pieles grasas y/o con tendencia a acné

El acné es una de las afecciones cutáneas más comunes y afecta al 80% de las personas en algún momento de su vida. Los tratamientos se enfocan en reducir la cantidad de sebo, bacterias e inflamación de la piel.

Antes hablábamos sobre las funciones del sistema endocannabinoide en nuestra piel, una de las funciones es la regulación de la producción de sebo (nuestro aceite natural). Los niveles adecuados de producción de sebo son protectores, ayudan en la elasticidad de nuestra piel, protegerse de factores externos y mucho más; sin embargo, las personas con piel grasa o propensa al acné producen en exceso estos aceites naturales que pueden obstruir los poros y permitir el crecimiento de bacterias. 

El CBD regula la producción de lípidos (como el sebo) además de contener propiedades antibacterianas, por lo que es una sustancia perfecta para ayudar a limpiar, equilibrar la producción de grasa de nuestra piel y prevenir la aparición de infecciones y puntos negros. Sus efectos antiinflamatorios también ayudan a reducir el enrojecimiento, la hinchazón y el dolor asociados con los brotes de acné y a aliviar los síntomas incómodos y dolorosos.

En estudios preclínicos, el CBD se muestra como un cannabinoide potencial para el tratamiento del acné vulgar. El CBD suprimió la proliferación de sebocitos activando el receptor TRPV4, influyendo en la regulación del metabolismo de la glucosa y los lípidos.

Para pieles sensibles

El CBD puede ser un gran aliado para las personas con piel sensible. Regula la producción de sebo, reduce las rojeces, calma e hidrata y aporta un brillo natural a la piel. Su gran potencial para regular los procesos de la piel ofrecen un remedio natural que aliviar y calmar la dermis. Sus propiedades antiinflamatorias ayudan a reducir rojeces de pieles con tendencia a irritación y picor.  

Para pieles maduras

El CBD no solo contiene altos niveles de antioxidantes, sino que también puede indicarle a nuestra piel que active sus antioxidantes naturales. Estos ayudan a la piel a recuperar su brillo natural. Estas vías antioxidantes trabajan juntas para prevenir daños, también pueden ralentizar el proceso de envejecimiento de la piel y suavizar las arrugas al combatir los radicales libres y la contaminación.

El sistema endocannabinoide tiene un papel importante en la regulación de la regeneración de las células de la piel, también conocida como renovación celular. Si mejoramos nuestro sistema endocannabinoide con CBD, podemos asegurar un recambio celular de calidad, reemplazando las células muertas de la piel por nuevas y previniendo la acumulación excesiva que puede hacer que nuestra piel luzca opaca, ayudando a nuestra piel a recuperar su brillo natural.

Los beneficios de otros cannabinoides para la piel

Ahora mismo la mayoría de los estudios de cannabinoides se centran en el CBD y THC debido a su mayor presencia en la planta de Cannabis Sativa L. Sin embargo hay más de 113 cannabinoides con distintos efectos prometedores. Falta más investigación pero cada día acercamos a saber más sobre esta planta y sus usos beneficiosos para la piel. A continuación mencionaremos el potencial terapéutico de otros cannabinoides para tratar aflicciones dérmicas. 

  • CBG: El Cannabigerol es un cannabinoide no-psicoactivo con potencial para tratar la piel seca y la inflamación debido a sus propiedades hidratantes, analgésicas y antibacterianas.
  • THC: Conocido por sus efectos psicoactivos, el THC tiene importantes propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Ha sido estudiado de forma tópica para ayudar a aliviar el picor de la dermatitis atópica. Sin embargo hay estudios que indican que el THC no es absorbido de forma tan eficiente en la piel como el CBD
  • CBN: El cannabinol tiene propiedades antiinflamatorios y antibacterianas muy interesantes para el uso tópico.
  • CBC: El Cannabichromene, ha sido estudiado por sus efectos antiinflamatorios y reguladores del producción de sebo. Con el avance de los estudios conoceremos si este cannabinoide puede ser un aliado para tratar el acné. 

Conclusión

La mayor parte de los estudios sobre el tratamiento dermatológico del CBD son pre-clínicos con algunas excepciones de pruebas clínicas.

Sin embargo, la investigación dentro de la comunidad científica se hace eco de la identificación continua de propiedades del cannabidiol y otros cannabinoides que sugieren que pueden nutrir nuestra piel y pueden ayudar a tratar ciertas afecciones tópicas como dermatitis atópica, psoriasis, envejecimiento prematuro, picazón, acné y enrojecimiento.

Además, pueden ofrecer resultados con menos efectos adversos que los tratamientos tradicionales.

Fuentes:

  1. Oláh A, Tóth BI, Borbíró I, et al. “Cannabidiol exerts sebostatic and antiinflammatory effects on human sebocytes”. J Clin Invest. 2014;124(9):3713?3724. doi:10.1172/JCI64628
  2. Mounessa, Jessica S. et al. “The role of cannabinoids in dermatology” Journal of the American Academy of Dermatology, Volume 77, Issue 1, 188 – 190                
  3. Eagleston, Lauren et al. Cannabinoids in dermatology: A scoping review” UC Davis Dermatology Online Journal, 24(6). 2018
  4. Casares L, García V, Garrido-Rodríguez M, et al. “Cannabidiol induces antioxidant pathways in keratinocytes by targeting BACH1”. Redox Biol. 2020;28:101321. doi:10.1016/j.redox.2019.101321
  5. Tóth KF, Ádám D, Bíró T, Oláh A. “Cannabinoid Signaling in the Skin: Therapeutic Potential of the “C(ut)annabinoid” System”. Molecules. 2019;24(5):918. Published 2019 Mar 6. doi:10.3390/molecules24050918
  6. Misuraca, Melinda. “Can CBD help your complexion?” Project CBD. 2019
  7. Sheriff, Tabrez & Lin, Matthew & Dubin, Danielle & Khorasani, Hooman. (2019). The potential role of cannabinoids in dermatology. Journal of Dermatological Treatment. 1-7. 10.1080/09546634.2019.1675854.
  8. Stinchcomb AL, Valiveti S, Hammell DC, Ramsey DR. Human skin permeation of Delta8-tetrahydrocannabinol, cannabidiol and cannabinol. J Pharm Pharmacol. 2004;56(3):291?297. doi:10.1211/0022357022791
  9. Russo, S. Molecular Mimicry: The Role of Cannabis in Healing Autoimmune Disease. Fundación Canna.

Christina Schwertschlag (Autor)

Se dedica a la investigación y desarrollo en el mundo cannábica. Con experiencia en proyectos de diseño, innovación y sostenibilidad, busca unir diferentes entes en el mundo cannábico para ayudar a destigmatizar la planta y hacerlo más accesible a los usuarios.

SABER MÁS

Joanna Kreitinger (Revisor)

Joanna Kreitinger es bióloga celular e inmunóloga. Actualmente lidera la investigación en dermatología y enfermedades autoinmunes para el tratamiento de afecciones inflamatorias de la piel. A lo largo de su formación y su carrera profesional, Joanna se ha comprometido a comprender cómo la exposición a contaminantes, patógenos y sustancias químicas de origen vegetal pueden inhibir el sistema inmunológico humano. Su interés se inclina hacia aprovechar estos mecanismos para tratar enfermedades autoinmunes más allá de las de carácter dermatológico.

SABER MÁS

ARTÍCULOS RELACIONADOS


Únete a nuestra newsletter y recibe un 10% de descuento en tu primer pedido
0
Tu carrito